“Cuando el hijo es el centro de una pareja, ¡qué gran desgracia!” (La Contra, de La Vanguardia)