Joan Garriga: “Primero la pareja y luego los hijos (un hijo no necesita sentirse más importante que sus padres)”